Renta 4 Gestora, 30 años generando valor

gestión patrimonial, mercados de capitales y servicios de inversión

Informe de seguimiento - Renta 4 Bolsa FI corrige un -3,4% en el tercer trimestre

JAVIER GALÁN PARRADO , Gestor de Fondos
05 octubre 2020


Img00


Renta 4 Bolsa FI corrige un -3,4% en el tercer trimestre dejando la rentabilidad de 2020 en -23,7% un 6% mejor que su benchmark. A 5 años la rentabilidad es de +4,6% y a 10 años de casi el +32% (+3% anualizado) que son rentabilidades muy por encima de la bolsa española y muy por encima de la rentabilidad media de los fondos de renta variable española de la competencia. El fondo se mantiene muy cerca de sus máximos históricos, y en los mismos niveles de mediados de 2019 a pesar del año tan accidentado que llevamos, con una caída irracional en febrero y marzo, y una recuperación espectacular en el segundo trimestre:


Img01


La exposición a bolsa ha incrementado en 2 puntos con respecto al cierre de junio de 2020 hasta el 96,3% sin cambios relevantes en la composición de la cartera. Hemos incrementado en empresas históricas del fondo y que conocemos muy bien debido al débil comportamiento de casi toda la renta variable española en este trimestre. Así, Ferrovial, Inditex, Grifols, Viscofán, Amadeus, Cellnex o CAF son junto a Repsol, las principales posiciones del fondo.

Las empresas que más y menos han aportado a la rentabilidad de Renta 4 Bolsa FI en el trimestre han sido:


Img02


La bolsa española sigue sin recuperar a la velocidad que están recuperando el resto de índices europeos, y no digamos de la bolsa norte americana. El Ibex 35 se deja un -30% en 2020 frente al -15% de la bolsa europea y de la subida de +4% de la bolsa estadounidense. Achacarlo a la situación macroeconómica de España no se ajusta del todo a la realidad, especialmente porque los beneficios deprimidos de un año no explican prácticamente nada de las valoraciones de las empresas: La bolsa descuenta expectativas y no beneficios pasados ni presentes.

Los motivos de la mala rentabilidad del índice español se encuentran fundamentalmente en su composición. Santander, BBVA, Telefónica, Repsol, Amadeus e Inditex, son los principales causantes del mal comportamiento, pero todas ellas, son multinacionales que no dependen de las ventas de sus filiales españolas. La realidad es que todos los sectores de los que forman parte estas empresas (bancos, petróleo, telecomunicaciones y turismo y ocio) son los que peor comportamiento tienen en lo que llevamos de año, no solo en España sino en todo el mundo.

Los sectores que mejores rentabilidades están teniendo en lo que llevamos de año a nivel global están siendo: tecnología (especialmente internet), salud y el sector químico, sectores donde el índice español no tiene casi presencia.

El Ibex 35 no refleja desde hace muchos años las bondades de la economía española y sus empresas. De hecho, de 2013 a 2019 España ha sido uno de los países que más ha crecido en términos de PIB, pero el Ibex 35 no ha seguido la estela del resto de mercados lastrado por el excesivo peso del sector financiero y telecomunicaciones, sectores con muchas dificultades para seguir creciendo, con elevado endeudamiento y que mientras en el PIB español apenas suponen el 5%, en el Ibex 35 pesaban a comienzos de año casi un 50%.

El hecho de que no coticen empresas españolas como Mercadona, Mahou, Idealista, Glovo, Cabify, Estrella Galicia, Mango, El Corte Inglés, Porcelanosa, Cepsa, Cofares, Barceló, Iberostar, Eulen, Roca, Grupo Antolín, Puig, Globalia, Hospitales Quirón, Vithas, Multiopticas, GAES audición, HM Hospitales y un sinfín de grandes empresas españolas en los mercados cotizados es un tema que se debería abordar por el Estado. La realidad es que si no cotizan en bolsa empresas españolas que son parte importante del crecimiento económico de nuestro país, el índice no refleja correctamente a la economía española, y además, no se democratiza la inversión para el resto de la población. Las operaciones realizadas por el Private Equity como la que acabamos de conocer de Idealista, demuestra que el beneficio y la riqueza no se la lleva el ahorrador español, sino capital extranjero fundamentalmente.

Incentivar la cotización de empresas españolas en la bolsa, sería una actividad muy enriquecedora para todos. Primero porque al cotizar se necesitan auditorías, habría un mayor seguimiento de sus cuentas por parte del mundo inversor y exige mayor transparencia por parte de las empresas cotizadas que tienen muchas ventajas para las administraciones públicas y el resto de la población. Y en segundo lugar, porque una parte del crecimiento empresarial se democratiza permitiendo al pequeño inversor participar de los beneficios de esas empresas y no solo a empresas de capital riesgo.

Un buen ejemplo son las SOCIMIS. Permitiendo que coticen empresas poseedoras de activos inmobiliarios con ventajas fiscales, se consigue que desde el valor de una sola acción (por ejemplo, Merlin o Colonial cotizan a 7€/acción) un ahorrador particular pueda tener acceso a la inversión diversificada en el sector inmobiliario sin ser millonario y necesitar comprarse un conjunto de edificios cuya inversión es inasumible por la mayoría de la población española.

En cualquier caso, aunque la composición del índice español está claro que está fuera de las principales tendencias de crecimiento futuro, también es evidente que parece poco razonable que la valoración del Santander sea de tan menor a €30bn, o Repsol menor a €10bn o Telefónica solo €16bn. El mercado volverá a dar una valoración razonable a los activos españoles el día menos pensado y mientras tanto debemos tener paciencia.

Si echamos un vistazo a las rentabilidades históricas, el Ibex fue el mejor índice desde 1992 hasta el 2012, año en el que la bolsa norteamericana le superó en rentabilidad. A partir del 2012 y coincidiendo con la dura recesión española, el desplome de los tipos de interés y el desplome del sector financiero, inmobiliario, construcción y de telecomunicaciones, la renta variable española lo ha estado haciendo peor que la renta variable global, aun así, la rentabilidad de largo plazo de la bolsa española ha aportado una rentabilidad total de +544% los últimos 30 años que supone casi un 7% anualizado que no es para nada despreciable ya que el MSCI World (que incluye EEUU) apenas bate al índice español en un +0,5% anual.

En cuanto al mercado, entramos en el cuarto trimestre de 2020 después de vivir un año de vaivenes en los que los mercados se desplomaron en el primer trimestre de 2020 para recuperar una gran parte de esa caída en los siguientes 2 trimestres (a excepción de algunos mercados con mucho peso del sector financiero y energético como el español). Lamentablemente, las noticias que provengan de la pandemia tanto en términos de segundas o terceras oleadas, como del desarrollo de vacunas o medicamentos, seguirán siendo clave para predecir los rendimientos de los mercados financieros los próximos meses.

En el corto plazo, una aceleración en el número de casos de COVID- 19 y la creciente probabilidad de que el Congreso de EEUU no apruebe un segundo estímulo fiscal antes de las elecciones, podrían provocar algún episodio correctivo, pero si el desarrollo de medicamentos contra el virus o el tratamiento del Covid-19 a través de vacuna, consiguen calmar la pandemia, el efecto positivo tendrá suficiente potencia como para estimular la economía por sí misma para el próximo año.

El número de casos nuevos diarios en Europa ya ha superado su pico de abril, estando España y Francia especialmente afectadas. En los EEUU el número de casos nuevos alcanzó su punto máximo en julio, sin embargo, en las últimas semanas los datos van empeorando lo que aumenta el riesgo de una tercera ola. En el lado positivo, las tasas de mortalidad en la mayoría los países permanecen muy por debajo de los niveles de primavera.

Por otro lado, el mundo se focalizará las próximas semanas en el resultado de las elecciones en EEUU. En nuestra opinión, aunque hay muchas derivadas de uno u otro resultado, la posible victoria de Biden puede acarrear subidas de impuestos que no es bueno para las bolsas, pero, por otro lado, posiblemente se suavice la relación comercial con China, que equilibraría los puntos negativos. Si ganase Trump, 4 años más de lo mismo. Como siempre, son los beneficios futuros de las empresas los que explican casi la totalidad de la valoración de las bolsas y no creemos que vaya a haber un cambio radical económico con la victoria de uno u otro candidato.

Tanto el BCE como la FED mantendrán los tipos de interés bajos, aunque la inflación esté por encima del 2% sosteniblemente, lo que sigue estimulando la economía por la parte monetaria y manteniendo un mayor atractivo por la renta variable frente a la renta fija.

El sentimiento inversor sigue inusualmente deprimido como se puede ver en el gráfico inferior. En los últimos 20 años la encuesta del AAII Investor Sentiment muestra que normalmente los inversores son optimistas menos en momentos muy determinados que suelen coincidir con momentos de subidas posteriores de las bolsas. 2002, 2004, 2008, 2009, 2011, 2012, 2018 y 2020, son los años en los que el sentimiento pesimista ha sobrepasado el 40% como actualmente. En todos ellos menos en 2008 que fue un periodo excepcional ya que coincidió con la quiebra de Lehman Brothers, las bolsas subieron en el siguiente trimestre. Veremos que ocurre esta vez, pero la historia nos dice que estos periodos de tanto escepticismo suelen ser un buen momento para obtener rentabilidades excepcionales y, en cualquier caso, para ser constructivos con los mercados.


Img03


Estamos actualmente inmersos en la segunda ola de la crisis del coronavirus y probablemente vayamos a ver noticias más negativas antes de verlas positivas, pero da la sensación que estamos ante los últimos coletazos de esta crisis sanitaria mundial. Creemos que, si el mercado corrige en las próximas semanas/meses, nos volvería a dar una oportunidad de compra por los mismos motivos que en marzo, la diferencia es que el mercado por lo que dicen las encuestas ya están posicionados para un evento de caídas por lo que a los inversores no les va a pillar de sorpresa y será más resistente a las malas noticias.


Ver Informe de seguimiento (Documento en Pdf)



Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


La presente nota IIC no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso a la presente nota IIC debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración de la presente nota IIC, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de la nota IIC y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación de la presente nota IIC, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.El Grupo Renta 4 recibe una comisión de depositaría, gestión e intermediación por la gestión de las IICs o FP depositadas gestionadas o que se intermedian por alguna de las entidades que componen el Grupo Renta 4.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de esta nota IIC podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es de la presente nota IIC no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.


JAVIER GALÁN PARRADO
Tel: 91 398 48 05
Email: online@renta4.es
Compartir en: